Los talleres

Vue de l'escalier de l'atelier de Gustave Moreau

En la segunda planta, empieza el taller especialmente diseñado para presentar los lienzos de grandes dimensiones. Tyrtée chantant pendant le combat [Tirteo cantando durante el combate] y Les Prétendants [Los Pretendientes], empezados muy pronto, fueron ampliados a finales de 1882, en un momento en el que el pintor pensaba en la organización de una relevante exposición de su obra. En cuanto al Retour des Argonautes [Regreso de los Argonautas], cuya composición estaba prevista antes de 1885, lo pintó hacia 1891, y después lo amplió tras la construcción de los grandes talleres y lo retocó en 1897. De esta gran pintura, se conservan numerosos dibujos del barco cargado de “todas las quimeras de la juventud”. Junto a cuadros que son el resultado de trabajos constantemente reanudados, hay otros ejecutados rápidamente y no retocados como Les Chimères [Las Quimeras] que habría llevado a cabo en cuatro meses (lo dejó ampliamente en estado de dibujo en el lienzo) o Moïse sauvé des eaux [Moisés salvado de las aguas], con brillantes rojos y negros, pintado hacia 1893.

Vue de l'atelier de Gustave Moreau au 2e étage du Musée Gustave Moreau

La primera sala del gran taller de la tercera planta está dominada por Jupiter et Sémélé [Júpiter y Sémele], realizado en 1895 para Léopold Goldschmidt y dado por éste al museo en 1903. Obra fascinante, ésta también ampliada, resume las múltiples influencias del artista. Podemos comparar esta obra maestra con el boceto fechado de 1889 o con la segunda versión, realizada sin duda hacia 1894-95 para el futuro museo, más sencilla y más monumental. A partir de diversas fuentes, Gustave Moreau personaliza el mito de Júpiter magnífico, resplandeciente e imberbe como Apolo.

Vue de l'atelier de Gustave Moreau au 3e étage du Musée Gustave Moreau

En la segunda sala se encuentran: L'enlèvement d'Europe [El rapto de Europa] y Prométhée [Prometeo], pero también los enigmáticos Licornes [Unicornios] pintados hacia 1888. Dos composiciones sobre el tema de Salomé son unas de las obras más famosas del museo, Salomé dansant dite “tatouée” [Salomé bailando llamada “tatuada”] debido al grafismo decorativo como impreso en el cuerpo de la bailarina bíblica y L'Apparition [La Aparición], sobrecogedora imagen de la persistencia del pensamiento, más allá de la muerte física. El poeta, el héroe civilizador está presente de mil maneras en la pintura de Gustave Moreau. La figura central del políptico de La Vie de l'Humanité [La Vida de la Humanidad] fechado en 1886, es Orfeo encantando a los animales, entre los ciclos bíblicos de Adán y de Caín, bajo un frontispicio que representa a un Cristo sangrando. En cuanto a Orphée sur la tombe d'Eurydice [Orfeo en la tumba de Eurídice], tiene obviamente una resonancia autobiográfica, ya que fue pintado hacia 1891, tras la muerte en 1890 de su amiga Alexandrine Dureux. La naturaleza está al unísono de duelo, el sol baja en el horizonte, los árboles son de un rojo otoñal, aquel en el que se apoya Orfeo está quebrado.