Casa del artista – Casa museo

Lego mi casa sita 14, rue de La Rochefoucauld, con todo lo que contiene: pinturas, dibujos, cartones, etc., trabajo de cincuenta años, así como lo que encierran en dicha casa, los antiguos apartamentos ocupados antaño por mi padre y mi madre, al Estado, […] con esta expresa condición de guardar siempre - sería mi más encarecida voluntad - o por lo menos tanto tiempo como sea posible, esta colección, conservándole su carácter de conjunto que permite siempre constatar la suma de trabajo y de esfuerzos del artista durante su vida.
Testamento de Gustave Moreau del 10 de septiembre de 1897, extracto

Parece ser que Gustave Moreau se planteó muy pronto la cuestión del destino de su obra. En 1862, todavía desconocido, apunta esta reflexión en la parte inferior de un boceto: “Esta noche 24 de diciembre de 1862. Pienso en mi muerte y en el destino de mis pobres trabajos y de todas estas composiciones que me tomo la pena de reunir. “Separadas, perecen; tomadas juntas, proporcionan en cierto modo la idea de lo que era como artista y del entorno en el que me gustaba soñar.” 

Al final de su vida, solo, tras la muerte de sus allegados, Gustave Moreau tuvo la idea de crear un museo para su obra. Madura lentamente este proyecto y conserva la mayoría de sus pinturas, trabajando en ellas constantemente y amontonándolas en la pequeña casa de la rue de La Rochefoucauld. En 1895, Moreau decide hacer construir in situ los grandes talleres necesarios y los encarga para ello a Albert Lafon, arquitecto. Sacrifica su taller, así como la segunda planta de la casa, con el fin de obtener el máximo de espacio en el terreno del que dispone. Conserva el apartamento de la primera planta, repleto de tantos recuerdos, y las estancias correspondientes de la planta baja. La segunda y la tercera planta son substituidas por amplios talleres acristalados al norte y diseñados para ofrecer el mayor espacio posible. En la segunda planta una elegante escalera en espiral conduce a la tercera planta. Ya en 1896, Moreau prepara su museo: clasifica, elige, da un último toque a sus dibujos y pinturas, amplía algunos, empieza otros… El museo se diseña como la “gran obra” en la que todos los temas que había tratado tenían que estar presentes.

Vue du meuble à aquarelles dans l'atelier de Gustave Moreau au 3e étage du Musée Gustave Moreau